Pedido a Velas de olor y primer contacto con Yankee Candle

¡Hola amig@s del Rincón!

Hacía ya bastante tiempo que tenía ganas de conocer más de cerca el mundo de las Yankee Candle, en concreto de los tarts, ya que es el producto estrella de la marca. 

Fue hace unas semanas que mi costillo y yo hicimos un pedido conjunto a la web Velas de olor. Decidimos esta web por las buenas críticas y porque está como quien dice, aquí al ladito, en Cádiz concretamente. Además, tienen unos gastos de envío muy económicos y por compras superiores a 30 € son gratuitos.

Tras muchos meses de leer opiniones y descripciones de olores, tenía más o menos claro qué tenía que comprar. Es difícil decantarte por un aroma sin haberlo olido realmente, basándote exclusivamente en opiniones que pueden coincidir o no con las tuyas, puesto que en cuestiones de olores, cada nariz es un mundo. 

Al calor de la calefacción y la manta nos pusimos a llenar la cesta de tarts y nos volvimos un poco creisis. Yo no tenía quemador, y tras leer mucho sobre los tipos de quemadores adecuados, con la altura oportuna, el material preciso y demás, no quise arriesgarme a comprar uno de bazar por si no me servía, así que mi costillo que es muy generoso, decidió regalarme uno de la marca. 

El pedido lo hicimos un domingo por la tarde, y un par de días después al mediodía, ya estaba en casa y además con un tart más de regalo. En el post sólo está mi parte del pedido, porque los que compró mi chico los he olido, pero no como para poder dar una opinión 100% fiable. 

Empecemos por el quemador. Reconozco que lo elegí un poco a ciegas, no tenía muy claro el tamaño que tenía, y el dibujo no se veía bien en la web. En primer lugar me decidí por otro que es igual, pero con un relieve de flores tropicales. Este sí lo pude ver en el blog de una chica y me pareció muy bonito, pero en el momento de hacer la compra, no estaba en stock, así que me decanté por este. 

La base es totalmente mate con un grabado en relieve de unos racimos de uvas en ambos lados. Lo que es el "plato" donde se pone la esencia es esmaltado, por lo que va perfecto, ya que es lo recomendable para usar los tarts, porque si la superficie es porosa, podemos estropear el quemador. 

Tiene una altura de 12 cm y un ancho en la base de 10 cm. La altura desde la base hasta el plato es de unos 10 cm. Según he leído, es muy importante que haya una buena altura para que el aceite de los tarts no se queme ni llegue a hervir, porque estropearía de alguna manera la fragancia. 

Estoy realmente contenta con este quemador, salió por 13 €, que sí, puede ser más caro que uno que podamos encontrar en un bazar, pero me parece muy bonito, está bien acabado (que los de los bazares dejan mucho que desear en este sentido) y tenía la certeza de que me iba a servir para los tarts. 

Al ponerle la vela encendida en la base, la luz traspasa la cerámica, no es totalmente opaco aunque a simple vista nadie lo diría, lo que lo hace incluso más bonito. 

He leído en un foro que para retirar la cera una vez ya queramos apagar la vela, se puede meter el quemador en el congelador unos minutos, luego se hace palanca con un palito de naranjo y la cera sale de una pieza, pero en las instrucciones de este, ponía claramente que no se metiera en el frigorífico, así que ni lo he probado, prefiero no arriesgarme a que me explote. Yo la quito cuando la cera aún está caliente, teniendo mucho cuidado para no quemarme, con papel higiénico. Se retira fácilmente. 

Y después de dejaros El Quijote sobre el quemador (creo que podría resultaros útil, pues yo no encontré casi ninguna información cuando la busqué), vamos con los tarts. 

No fui capaz de hacer la foto cuando estaban todos intactos, las ganas de probarlo todo me pudieron, además, compartí alguno con mi costillo. 

Antes de hablaros de olores, durabilidad y demás, quiero deciros que yo los compré para ponerlos en mi habitación, que es muy pequeña, por lo que no tengo muy claro cómo funcionarán en una estancia grande. 

Como podéis ver soy de olores cálidos y dulces, sobretodo ahora que hace tanto frío (lo digo saliéndome vaho por la boca, y eso que estoy en mi habitación). 

1. PARADISE SPICE: Un tesoro de una isla exótica... plátanos maduros y vainilla cremosa condimentados con canela y clavo. Fue el último que probé y como se dice, lo bueno se hace esperar, porque es mi favorito de todos. A plátano no me huele para nada a menos que me ponga encima del quemador y aspire como si no hubiera un mañana, intuyo algo de canela y la vainilla, eso sí. Es dulce pero sin llegar a ser cargante, me huele a pastelito. Suelo poner trocitos muy pequeños, o más grandes según vea la intensidad del tart, con éste con una cuñita hay de sobra y el olor perdura un par de días perfectamente desapareciendo gradualmente. 

2. AMBER MOON: El encanto en la brisa de la tarde del cálido ámbar dorado junto al intrigante aroma del pachulí y el sándalo. Este creo que salió este otoño y la verdad es que no encontré opiniones en español, así que me arriesgué porque la descripción me sonó muy bien. Soy muy mala para describir olores, y este ni os digo... Es un olor peculiar, muy ambarino y cálido, destacando el sándalo, pero este es de los penetrantes. Fue el primero que probé y pequé de ingenua, puse mucha cantidad y casi me ahogo. Se me metía por la garganta que daba gusto. La segunda vez fui con más cuidado y me gustó mucho más, persiste en el ambiente sus 2 días. Muy muy recomendable para épocas frías. 

3. MACINTOSH SPICE: Tan vivamente real, casi se puede saborear el mordisco a una manzana roja con un toque de canela. Lo reconozco, soy mu friki, lo cogí por el nombre porque me encanta Apple y sus ordenadores Macintosh XDDDD, pero ha resultado una decepción. De este hay que poner un buen trozo si queremos percibir su olor, además la consistencia del tart es diferente al de los demás que tengo, se deshace y no consigo que me salga un trozo entero, más abajo lo veréis. 
Su olor es dulce, pero muy sutil, la nota predominante es la de la canela, yo la manzana no la cato por ningún lado, así que la descripción se la han sacado de la manga. Con esta no repetiría, el olor perdura muy poco. 

4. BLACK CHERRY: Disfrute el delicioso dulzor de las cerezas negras maduras. Puede que una de las fragancias más conocidas de la marca, de la que dicen que huele a piruletas Fiesta. Esta sí que tuve oportunidad de olerla en una pequeña tienda zen que descubrí en un centro comercial en Vélez, Málaga, pero la olí directamente del tart, donde me olió estupendamente bien. Guiada por todas aquellas que opinaban que olía a piruletas Fiesta, me tiré de cabeza a por ella y la verdad es que me decepcionó bastante. No digo que huela mal, porque para nada, huele dulce y frutal, pero no me huele a ese dulce maravilloso de mi infancia, ni por asomo, es mucho más artificial, nada que ver. Su olor dura en la estancia, aunque no tanto como mis amados tarts 1 y 2.

5. VANILLA CHAI: Es el complemento perfecto para TU tiempo - una receta sumamente rica y picante de jengibre, canela y vainilla. Ultimamente me he aficionado al té chai porque además de que está muy rico, huele de maravilla. Cuando vi este tart pensé: si huele similar al té chai, ¡lo quiero para mi! Antes de recibir el paquete estuve leyendo opiniones, todas decían: huele igual que el té chai, y yo pensaba: ¡estupendo pues! Pues qué queréis que os diga, a mi no me huele a té chai. Huele bien para mi gusto, y digo para mi gusto porque mi madre y mi hermano se acercaron a mi cuarto cuando la puse porque pensaban que se estaba quemando algo. También tengo que aclarar que a mi madre y mi hermano todas las barras de incienso y aceites para quemar les huelen a quemado, así que no hay que tenerlos muy en cuenta. Es un aroma muy especiado y cálido, tirando a dulzón, pero de manera sutil. Creo que no es un olor que pueda gustar a todo el mundo, es bastante peculiar. 

6: GARDEN HIDEAWAY: Un relajante escondite lleno del dulce aroma de las hermosas flores del jardín. Este fue el tart que nos llegó de regalo en el pedido, ya no lo tienen a la venta en la web, sólo está la votiva. He de decir que por mí misma nunca la hubiera elegido, no soy de olores florales, pero para mi sorpresa, me ha gustado. Normalmente los aromas florales me resultan cargantes, además dicen que como los tarts de Yankee Candle se fabrican a partir de materias primas naturales, las que están hechas a bases de plantas, pueden no ser muy recomendables para personas con alergia al polen.  No me ha resultado nada molesta en la nariz (y soy alérgica) y huele a flores, pero es un olor muy fresco y limpio. Lo poco que me queda (ya que mi costillo se quedó la otra mitad) lo voy a reservar para la primavera. 

Este es el tart de "Macintosh Spice", como os decía, se deshace con mirarlo.

¡A disfrutar! :D


¿Qué opinión general tengo sobre el producto? Depende del tart que compres totalmente. Lo mismo te llevas un chasco porque no huele a lo que pensabas, o porque el olor no perdura o no se percibe tanto como te gustaría, que tienes que ponerte una mascarilla porque no puedes respirar de lo que huele el dichoso aceite, o te encanta el olor maravilloso que desprende. Supongo que será cuestión de probar y dar con los tarts que te gustan. 

¿Y sobre la web en general? Muy buen servicio, todo super bien empaquetado y encima con un regalito. La entrega super rápida, e incluso te avisan antes por teléfono para saber si estás en casa. ¡Les doy un 10!

Y hasta aquí llegaron los tarts. Cuando nosotros hicimos el pedido los tarts estaban más baratos. Por lo que pude leer en el instagram de Velas de olor, han subido los precios debido a que sus proveedores también lo han hecho, así que de 1,75 € que estaban, ahora están a 1,99 €. Ya cada uno tendrá que valorar si le sigue mereciendo la pena o no, a mí desdeluego sí. 

Quienes os hayáis tragado el post entero, ¡os hago la ola! Al menos espero que a alguien le sirva de ayuda. 

A las que habéis probado los tarts de Yankee Candle, ¿me recomendáis alguno en especial?
¡Nos leemos! :D

10 comentarios:

  1. hace poquito que hice un pedido a la web. para el proximo me apunto varios de los tuyos. besos

    ResponderEliminar
  2. Sobre el quemador, en mi blog sí que comenté el tema de cómo debía ser de alto, cómo retirar la cera y demás. Te lo digo, por si quieres echar un vistazo.
    Sobre los tarts, he probado el Black Cherry y el Garden Hideaway y ambas me gustan.
    Respecto a lo de las piruletas, ten en cuenta que la percepción olfativa de cada una puede variar en matices, y, además, el recuerdo de un olor puede no corresponderse con la realidad, porque la memoria no es tan exacta como pensamos, sobre todo, en cuanto a sensaciones.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, si yo leí tu post en su día, pero me refiero a que no encontré información sobre estos quemadoresde Yankee Candle. Lo de los olores yo lo achaco más a que es todo muy subjetivo, cada nariz huele de una forma distinta.
      Besitos!

      Eliminar
  3. Que ganitas tengo yo de probar las Yankee... tiene que oler, mmmm. La Macintosh Spice tiene que ser estupenda!

    ResponderEliminar
  4. Es que a parte los olores son tan personales... es complicado recomendar o no.
    A mi me dio la ventolera y me hice con un montón de tarts y de casi todos tengo trozos aun por casa, la verdad que son un capricho de los que molan.
    Me encanta tu quemador.

    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
  5. Fíjate, a mí el rollo floral me encanta. Y me ahogo con las velas de vainilla, de chocolate, de cookies... jejeje ¡besos!

    ResponderEliminar
  6. El quemador es precioso ^^ Yo uso uno de la tienda Espaço Casa y va muy bien.. Qué gracia me ha hecho lo de la alergia, en mi casa mi hermano es alérgico y hubo una temporada que se puso fatal cuando estaba en casa y no sabíamos por qué era, hasta que descubrimos que era por las tarts xD En mi blog tengo 3 posts sobre diferentes tarts por si quieres coger recomendaciones para el próximo pedido, a mí también me gustan las dulzonas ^_^ Yo de las tuyas me apunto la Amber moon jeje.. ¡un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sé que tienes posts sobre ellos, si me los leí toditos de arriba a abajo!! XDDD Besitos guapa!

      Eliminar
  7. Yo hice pedido a esta web también y si vuelvo a hacerlo, seguro que repito con ellos, el servicio de 10. En cuanto a las tarts me decepcionaron un poco la verdad, percibo mas el olor de las velas de Primark que de los tarts, pero aun no he probado todos los que compré así que dependerá mucho. Lo que si quiero es hacerle con un quemador eléctrico, se me ha antojado ;).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué raro Moli, yo he probado una sola vela de Primark y la verdad es que no he repetido porque no me huele a nada, de hecho la he encendido una vez y ahí la tengo muerta de pena. Supongo que dependerá de cada fragancia, pero yo de momento estoy muy contenta con los tarts de Yankee Candle y quiero repetir.
      Los quemadores eléctricos son una tentación, porque son monísimos y además te ahorras las velas, pero de momento me apaño genial con este, el eléctrico me parece un poco caro.
      Besitos!

      Eliminar

¡Gracias por participar!